Festival de Navidad 2013

El claustro agradece a la familia Paez Lillo la elaboración de este vídeo.

¡Qué mejor sitio de celebración que el Teatro Principal!

Tan pequeños y ya podrán contar a sus nietos que actuaron en el Teatro Principal. Bonito recuerdo.

Las madres hermosas y lindas. Los padres orgullosos y colaboradores.

Y los maestros y los niños grandiosos.

¿Por qué?

Porque cantaron, recitaron en varios idiomas, pero el idioma más importante de todos fue, el idioma del corazón.

Ayer no vi solo músicos, cantantes y artistas de todas las edades.

Vi algo más, un colegio unido, por un espíritu en común. El de la ilusión, la creatividad y la pasión por hacer un mundo mejor.

Lleno de ilusión, de música y de fuerza de voluntad.

¡Cuántas canciones, cuantos poemas, inglés y español iban de la mano!

Maestros y niños, unidos con un solo fin. El de mostrar a todos, que todo es posible.

Los profesores también demostraron ser personas en constante evolución. Que hay que cantar, se canta.

Pero con nuestras propias letras y a nuestro estilo. Que hay que aprender a tocar nuevos instrumentos, a por ello.

No hay obstáculos. No hay imposibles, no hay barreras.

La colocación de los alumnos en el escenario, además de funcional, fue estéticamente hermosa.

Podría decir tantas cosas…

Pero solo diré una más. Gracias por vuestro espíritu luchador, por buscar y sacar lo mejor de cada uno de vosotros. Gracias por el regalo de ser como sois y de transmitir ese espíritu, de eterna lucha, ilusión y confianza. Y detrás de todos ellos una mano maestra. Que aprende cada día a superarse y rodearse de grandes personas. Todos a una. Como debe ser.

A mis compis de canto y teatro, ya saben lo que siento por ellos y lo que les admiro, pero eso lo haré en privado.

Un saludo a todos, porque todos somos importantes, todos hacemos de este Colegio algo especial.

Felices fiestas y que el espíritu Peñafort, siga presente en nuestras vidas y nosotros en las de él.

Una mamá agradecida.