Reciclaje tapones plástico. Educación Artística 1º ESO Colegio Peñafort.

Los tapones de plástico, de múltiples formas y colores, están presentes todos los días en nuestra vida, pero se convierten en objetos aparentemente inservibles, intrascendentes e insignificantes cuando pierden su función.

IMG_0115

La reutilización de los materiales de forma creativa les dota de valor y útiles para una nueva misión. La reutilización es la opción más interesante para un material utilizado. Y cuando ya no es viable o apropiada el reciclaje.

En el Colegio Peñafort hemos realizado una actividad creativa y artística reutilizando tapones de plástico de distintos envases: un mural multicolor. Primero los alumnos del centro han realizado una recolección de los tapones de distintos tipos y colores. En la asignatura de plástica de primero de la ESO, hemos preparado un soporte rígido de poliestireno expandido y sobre él un diseño abstracto relacionado con instrumentos musicales. A continuación con la colaboración de alumnos de otros cursos hemos dispuesto los tapones completando el mural. Las la exposición del trabajo, se reciclará tanto el poliestireno como todos los tapones de plástico empleados.

Con esta actividad, además del aprendizaje plástico y artístico, nos concienciamos todos de la importancia de la reutilización y el reciclaje.

IMG_20150317_151233

Hemos aprendido que:

Los tapones son de plástico y el plástico es un material que se puede reciclar. La duda puede surgir ¿por qué recoger sólo los tapones y no todo el envase? La respuesta es compleja y requiere analizar el siguiente elemento: el monetario.

Las campañas promueven la consecución de una cierta cantidad de dinero, simbólica, por la recogida de los tapones de plástico. Pero ¿quién paga? Pues la industria del reciclaje. Cualquier material separado es apreciado por la industria. Cuanto mayor sea la pureza del material más interesante es para el reciclaje. La pega fundamental de los residuos del contenedor amarillo, y peor todavía en el caso de contenedor de restos, reside en que, durante la recogida y el transporte, se mezclan y compactan distintos tipos de materiales que posteriormente, en un proceso industrial, tienen que ser separados. A parte de la escasa eficacia del proceso, sólo el 30% de lo que entra se clasifica adecuadamente, al final tenemos plásticos, aluminio, metales férricos… mezclados con restos de materia orgánica, con otros materiales no deseables… y las calidades de los materiales recuperados son poco interesantes.

Cuando recogemos los tapones de forma separada al resto de residuos conseguimos entregar al reciclador una materia prima que es plástico y únicamente plástico. Con otra ventaja: casi todos los tapones son del mismo tipo de plástico. Si nos fijamos en los envases, muchos tienen un simbolito de reciclaje con un número o unas letras dentro. Esto indica el tipo de material de que se trata. En todos los tapones nos encontramos lo mismo: polietileno de alta densidad (2 – HDPE). Sin embargo, el resto de la botella suele estar hecha de distintos materiales. En la industria, una mezcla homogénea del mismo plástico se recicla para conseguir de nuevo el mismo plástico. Si tenemos distintos tipos de plástico la calidad del material reciclado disminuye y no se puede emplear en los mismos usos que el original. Así pues, la salida para una mezcla de plásticos variados suele ser conformar para coches de automoción, de esos que cuando de rajan por un golpe hay que cambiarlos enteros, ya que no hay forma de soldarlos debido a la presencia de polímeros diferentes.

Con esta actividad nos divertimos, fomentamos la creatividad y nos concienciamos de la importancia de la reutilización, del reciclaje en general y del selectivo en particular.

Jorge Campos Soler.

Profesor Colegio Peñafort.